¿INFLUYEN LAS ENFERMEDADES INFANTILES EN LA VISIÓN?

Aparte de ciertas enfermedades graves que entrañan transtornos o lesiones más o menos generalizadas, las enfermedades infantiles no inciden directamente sobre la visión. esto es típico en los bebés que, por una u otra razón, están inmovilizados o sometidos a tratamientos en el hospital (escayolas, intervenciones…).

El organismo se debilita si el niño no recibe los estímulos necesarios para el desarrollo armonioso de sus funciones: carencias sensoriales, táctiles, visuales…o motrices, al no poder volverse, cambiar de posición, desplazarse, manipular…
También te puede interesar: VIDEOJUEGO TERAPEUTICO PARA AMBLIOPIA
Por lo general, el desarrollo prosigue pero se encuentra ya afectado, debilitado. Este puede ser el caso de la coordinación binocular, en apariencia buena. Sin embargo, en ocasión de una fuerte fatiga o de un estado tensional, de manera más o menos sistemática, por la noche, el ojo «gira».
Los profesionales oyen frecuentemente a los padres decir que su hijo se ha puesto a bizquear después del sarampión o la gripe. Las enfermedades no son la causa del estrabismo, pero constituyen «la pequeña gota que colma el vaso». Han debilitado el organismo lo suficiente como para que se descubra la fragilidad binocular y aparezca el estrabismo.

Deja un comentario